jueves. 18.04.2024

Interior ha comunicado hoy que impondrá la máxima condecoración, la Medalla de Oro al Mérito Policial, a la agente Vanessa Lage, fallecida ayer en el tiroteo registrado tras un atraco a una sucursal bancaria de Vigo, el cual se saldó con el atracador muerto, y otros dos heridos, una empleada y un policía.

 

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, visitará a la una de esta tarde la capilla ardiente instalada en la comisaría de esta ciudad gallega y presidirá el acto, acompañado por el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, el director adjunto operativo de la Policía Nacional, Eugenio Pino, y el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva.

 

El subinspector Vicente A. que intervino junto a su compañera fallecida en este asalto sangriento continúa estable dentro de la gravedad, han informado a EFE fuentes policiales.

 

El atracador muerto el tiroteo con la Policía en Vigo,  es Enrique Lago Fariñas, alias "el escayolista", con varios antecedentes por robos con violencia y por tráfico de drogas, confirmaron a Efe fuentes de la investigación. El historial criminal de Lago Fariñas revela como su época más activa los años ochenta, lo que le llevó a ingresar en la cárcel, precisan las fuentes.

 

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, y el jefe superior de Policía en la Comunidad, Eusebio Fraguas, han señalado en la rueda de prensa convocada de urgencia para esta tarde que desconocían la identidad del atracador, que creen que actuó solo.

 

El único dato que han aportado es que el arma que llevaba encima era del calibre 9 milímetros parabellum y que, adicionalmente, portaba otros dos cargadores.

 

También han precisado que los dos agentes que intervinieron tras recibir el aviso desde la sucursal bancaria atracada a las 14.30 horas, uno ahora gravemente herido y su compañera fallecida, se personaron en el número 47 de la calle Doctor Carracido, en el barrio del Calvario.

 

Vieron desde el exterior a un individuo sospechoso en la oficina de Abanca, donde no entraron, sino que se echaron a un lado, y fue el propio asaltante quien salió, portando el botín que había sustraído y parapetado tras la trabajadora a la que había cogido de rehén, y así se inició el tiroteo. Los dos agentes no llevaba chalecos antibalas y la Policía investiga si los mismos estaban en el coche patrulla.

La agente muerta en el atraco de Vigo recibe la máxima condecoración policial