lunes. 15.08.2022
Operación Patos

La juez imputa a Caballero, Louzán, Figueroa y Bravo Bosch

La juez de instrucción 7 de Vigo ha imputado en la causa por la Operación Patos que investiga supuestas irregularidades en contrataciones públicas al alcalde de Vigo, Abel Caballero, y al expresidente de la Diputación de Pontevedra y jefe del PP provincial, Rafael Louzán.

La juez de instrucción 7 de Vigo, Carmen García Campos, ha imputado en la causa por la Operación Patos que investiga supuestas irregularidades en contrataciones públicas al alcalde de Vigo, Abel Caballero, y al expresidente de la Diputación de Pontevedra y jefe del PP provincial, Rafael Louzán. También figuran en la lista de 46 nuevos imputados, aparte de las cinco personas que en su día fueron detenidas y puestas en libertad con cargos, el exvicepresidente de la Diputación de Pontevedra y líder del PP de Vigo, José Manuel Figueroa, y la delegada de la Xunta en esta ciudad, María José Bravo Bosch.

 

Se confirma, asimismo, la imputación de los concejales de Vigo David Regades, Ángel Rivas -ya imputado en otra causa- e Isaura Abelairas. De la propuesta del fiscal, la instructora ha excluido de la lista de imputados al exalcalde de Nigrán, Alberto Valverde (PP), al secretario municipal de esa corporación y a la presidenta de una asociación de vecinos.

 

A Louzán, actual presidente de la Federación Gallega de Fútbol, Figueroa, Bravo Bosch, Regades y Rivas la juez los relaciona con supuestos amaños de contratos y obras públicas y, adicionalmente, con la recepción de regalos, excepto la delegada de la Xunta. La recepción de regalos es por lo que está imputado el alcalde de Vigo y recién elegido presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, y también la concejal Isaura Abelairas.

 

La juez instructora, que se ha inhibido en favor de los juzgados decanos de Ourense, Santiago, Pontevedra y Ponteareas en aquella parte de la investigación relacionada con estas ciudades, requerirá nueva documentación en la investigación de la pieza principal, que sigue asumiendo. Por el momento no hay fecha para la toma de declaraciones de los imputados, entre los que hay, aparte de políticos, técnicos de diversas administraciones y empresarios, señalan fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

 

La Operación Patos estalló en febrero de 2014 cuando la Policía detuvo a cinco personas, un exconcejal de Nigrán (Pontevedra) y administradores y empleados de las empresas Cespa y Eiriña; y practicó registros en las corporaciones de Vigo, Nigrán, Santiago, Pontevedra, Ponteareas y Ourense. También hubo registros en la delegación de la Xunta en Vigo, en dependencias de la Zona Franca, el Consorcio del Casco Vello y el puerto, y en la Diputación de Pontevedra. Tras conocerse los autos de las nuevas imputaciones, se han sucedido las reacciones. Abel Caballero ha afirmado que no tiene "nada que ver" con la Operación Patos y más concretamente con la presunta recepción de regalos por parte de Eiriña, empresa constructora señalada en el sumario como epicentro de la supuesta trama corrupta investigada.

 

El alcalde de Vigo cree que "así lo tienen que saber los integrantes del poder judicial" e insiste "de forma categórica y contundente, con más convicción que nunca", que no recibió ni una pluma estilográfica ni un reloj de alta gama como supuesto soborno. La dirección federal del PSOE ha mostrado su "confianza absoluta" en la inocencia de Caballero y ha señalado que no le exigirá que renuncie a sus cargos si no se le abre juicio oral.

 

Así se estipula en el código ético de la formación aprobado por la dirección federal el pasado octubre como instrumento de renovación y lucha contra la corrupción. Existen, sin embargo, otras posibilidades en función de la gravedad de los casos, como ocurrió con los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que dejaron sus escaños en el Congreso y en el Senado, respectivamente, al ser imputados en el caso de los ERE.

 

Los tres ediles de Vigo imputados han insistido en sendos comunicados en proclamar su inocencia, como hicieron en los días previos, mientras que el líder del PP local, José Manuel Figueroa, se reservará cualquier comentario hasta que no reciba el auto de su imputación. Marea de Vigo, que se personará en la causa como acusación popular, y el BNG exigen la dimisión de todos los cargos públicos implicados en la Operación Patos. Adicionalmente, la formación nacionalista promoverá en el Parlamento de Galicia una iniciativa para exigir al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, la destitución de la delegada en Vigo, María José Bravo Bosch, en el caso de que ésta no presente su dimisión.

La juez imputa a Caballero, Louzán, Figueroa y Bravo Bosch
Comentarios