miércoles 25/5/22

Piden 30 años para los acusados de intentar matar al novio de la expareja de uno

La sección quinta de la Audiencia de Pontevedra acogerá desde mañana el juicio contra Álvaro A.B. y David D.R., acusados de intentar matar al novio de la expareja del primero, quien supuestamente le disparó a aquél con una escopeta en la boca en su domicilio, en Gondomar (Pontevedra), en marzo de 2013.

La sección quinta de la Audiencia de Pontevedra acogerá desde mañana el juicio contra Álvaro A.B. y David D.R., acusados de intentar matar al novio de la expareja del primero, quien supuestamente le disparó a aquél con una escopeta en la boca en su domicilio, en Gondomar (Pontevedra), en marzo de 2013.

 

El fiscal pide para cada uno de los acusados quince años de prisión por los delitos de asesinato en grado de tentativa y de tenencia ilícita de armas, así como que indemnicen a la víctima en la cantidad que se estime en ejecución de sentencia por las consecuencias físicas y morales. Según se recoge en el escrito del representante del ministerio público, Álvaro A.B. y David D.R. se trasladaron expresamente desde el País Vasco, donde residían, hasta el domicilio de la víctima, en Gondomar, "con la intención de causarle la muerte".

 

Ambos viajaron, según la tesis del fiscal, en un coche prestado en cuyo maletero portaban la escopeta, que no fue hallada tras la agresión, pero las pruebas de balística determinaron el tipo de arma de fuego empleada. Hacia las 19.30 horas del 29 de marzo la víctima llegó a su casa y fue abordada en la escalera de acceso del garaje a los ascensores por Álvaro A.B., quien vestía ropa oscura y se tapaba la cabeza con un gorro o una capucha e iba armado con la escopeta. La víctima, al percatarse de la presencia de alguien por la espalda, tuvo tiempo de girarse y en ese momento recibió un tiro en la boca. E

 

l fiscal resalta en su escrito que el acusado era consciente de que el disparo le afectaba a la víctima en zonas vitales tanto por el lugar del impacto como por la trayectoria del proyectil, que le salió por la cara posterior del cuello, ya que se había colocado en un plano superior, unos cinco escalones encima del rellano. Las secuelas en la víctima fueron un traumatismo facial y en el paladar y heridas inciso-contusas a nivel del labio superior, en la lengua y en la zona cervical con orificio de salida. Tras el disparo, Álvaro A.B. y David D.R. huyeron en coche hacia A Ramallosa, donde el segundo se apeó del vehículo en el que el primero regresó solo al País Vasco.

Piden 30 años para los acusados de intentar matar al novio de la expareja de uno
Comentarios