miércoles. 28.09.2022

Sorprendido con almeja con toxinas para vender en restaurantes de Vigo

La Policía Local de Vigo ha sorprendido dos veces al mismo pescador furtivo mientras recogía almeja para venderla en restaurantes a pesar de que se encuentra en periodo de veda y de que en la actualidad el entorno está contaminado.

almejas

La Policía Local de Vigo ha sorprendido dos veces al mismo pescador furtivo mientras recogía almeja para venderla en restaurantes a pesar de que se encuentra en periodo de veda y de que en la actualidad el entorno está contaminado.

El furtivo, según ha informado este viernes la Policía, es un vigués de 77 años, y fue sorprendido cuando mariscaba ilegalmente el jueves y el viernes de la semana pasada.

La primera vez estaba en la playa de la ETEA y fue un guarda rural el que dio la voz de alarma, advirtiendo que ese furtivo es conocido en lugar y que recoge marisco con finalidad lucrativa, ya que lo vende a restaurantes de la zona, ello a pesar de la veda y de que la zona está contaminada, como mostró en el pertinente informe toxicológico.

Fue visto cuando salía del agua con una bolsa plástica con almejas y una pequeña azada y reconoció que, efectivamente, su intención era vender las almejas, aunque desconocía si había o no toxinas en el lugar.

Al día siguiente este mismo furtivo fue sorprendido haciendo lo mismo en Praia da Punta, en esta ocasión había recogido ya 2,3 kilos de almeja, los cuales fueron devueltos al mar.

En esta ocasión, dado que ya había sido informado la víspera de que no podía mariscar ya que el polígono estaba cerrado por la existencia de toxinas, los agentes le informaron de cursarían una propuesta de sanción por el riesgo que el marisco que pretendía vender supone para la salud pública.

Por otra parte, ese mismo día, los agentes localizaron en la isla de Toralla a un hombre de 38 años que caminaba entre las rocas con una bolsa en la mano.

Cuando lo abordaron, el hombre dijo que llevaba un poco de percebe para su consumo, aunque reconoció no tener licencia, de modo que los agentes incautaron de sus capturas, que arrojaron un peso de 4,6 kilos, y lo entregaron al Comedor de la Esperanza. 

Sorprendido con almeja con toxinas para vender en restaurantes de Vigo
Comentarios