viernes 24/9/21

El papa dice que piensa en viajar a Santiago de Compostela, pero no a España

El papa Francisco confirmó que tiene previsto además del viaje a Glasgow para la cumbre del clima COP26, visitas a Chipre, Grecia y Malta y, sobre una posible visita a España, declaró que al presidente de la Xunta de Galicia (Alberto Núñez Feijoo) le prometió pensar el asunto. 

feijoo-papa
Imagen de archivo

El papa Francisco confirmó que tiene previsto además del viaje a Glasgow para la cumbre del clima COP26, visitas a Chipre, Grecia y Malta y, sobre una posible visita a España, declaró que al presidente de la Xunta de Galicia (Alberto Núñez Feijoo) le prometió pensar el asunto.

"O sea, no lo saqué de una eventual agenda", aclaró, pero confirmó que en Europa visita sólo los países pequeños y que si va a la capital gallega, "va a Santiago, pero no a España, que quede claro", indicó en una entrevista a la radio española Cope.

En su opinión, la clave sobre el tema del independentismo de Cataluña es que España "tiene que dar un paso de reconciliación con la propia historia".

Al ser preguntado en esta entrevista de hora y media por el referéndum sobre la independencia en Cataluña, Francisco explicó que "hay países de Europa que están hoy en día incluso en proceso de independencia, como Kosovo", pero que "son hechos históricos que están caracterizados por una serie de particularidades".

"Lo más clave en este momento en cualquier país que tiene este tipo de problemas, es preguntarse si se han reconciliado con la propia historia", afirmó.

"Yo no sé si España está totalmente reconciliada con su propia historia, sobre todo la historia del siglo pasado. Y, si no lo está, creo que tiene que hacer un paso de reconciliación con la propia historia, lo cual no quiere decir claudicar de las posturas propias, sino entrar en un proceso de diálogo y de reconciliación; y, sobre todo, huir de las ideologías, que son las que impiden cualquier proceso de reconciliación", aseguró.

El papa agregó que la expresión "unidad nacional" es fascinante, pero "que nunca se valorará sin la reconciliación básica de los pueblos".

Afirmó que cualquier gobierno "sea del signo que sea, tiene que hacerse cargo de la reconciliación y ver cómo llevan adelante la historia como hermanos y no como enemigos o al menos con ese inconsciente deshonesto que me hace juzgar a otro como enemigo histórico".

Su opción hasta ahora de viaje a Europa "son los países chicos" y recordó que fue a "Estraburgo, pero no a Francia".

Reveló que "uno de los momentos más felices" de su pontificado fue cuando para un acto llegaron al Vaticano todos los jefes de Estado o gobierno de la UE.

"No faltaba ninguno y nos sacamos una foto en la Capilla Sixtina. Esto no me lo olvido. No podemos ir atrás. Fue un momento de crisis y reaccionó bien la UE ante la crisis. Pese a las discusiones, reaccionó bien. Tenemos que hacer lo posible por salvar esa herencia. Es un legado y es una tarea", señaló.

Comentarios