lunes 29/11/21

Odio durante el verano

Jamás el odio ha construido algo positivo. Este axioma es tan antiguo como la historia de la humanidad y tan destructivo como buena parte de los hombres, de ahora y de siempre. Sin duda este verano ha sido cruel.

Jamás el odio ha construido algo positivo. Este axioma es tan antiguo como la historia de la humanidad y tan destructivo como buena parte de los hombres, de ahora y de siempre. Sin duda este verano ha sido cruel. Las imágenes de los asesinatos de los periodistas americanos son el símbolo de cómo el odio destruye todo y provoca más odio como respuesta. El odio engendra el reclutamiento de yihadistas en los suburbios de ciudades europeas para que acudan al infierno en el que pueden acabar siendo bombas humanas o mujeres al servicio sexual de los combatientes.

 

La barbarie humana contra los periodistas americanos no son los únicos casos ni Irak el único lugar del planeta donde van ganando la partida los que odian y los que ignoran los derechos humanos. En siria ya no pueden entrar periodistas y eso permite que cualquiera de los dos bandos en guerra pueda cometer las mayores atrocidades. Sin testigos, el terror parece menos terror, pero destruye vidas de forma inhumana, incluso con el uso de las armas químicas. Este es el odio que, en cierta manera, también aparece cuando no permitimos la vida al inocente engendrado y no nacido, hecho al que desgraciadamente nos estamos habituando.

Odio durante el verano
Comentarios