domingo. 14.08.2022

Habla de la corrupción

Durante la Audiencia General del miércoles 24 de febrero, el Papa Francisco insistio en que todo poder tiene una dimensión de servicio. Si la práctica del poder delegado es vivida como privilegio, egoísmo y prepotencia, señalaba Francisco, se transforma en instrumento de corrupción y de muerte.

Durante la Audiencia General del miércoles 24 de febrero, el Papa Francisco insistio en que todo poder tiene una dimensión de servicio. Si la práctica del poder delegado es vivida como privilegio, egoísmo y prepotencia, señalaba Francisco, se transforma en instrumento de corrupción y de muerte.

 

Ésta es la historia tantas veces repetidas en los últimos meses en España, hoy ha vuelto a ser noticia el caso de dos ex presidentes de una comunidad autónoma: la historia de los políticos corruptos que siempre quieren más y que nunca están satisfechos.

 

Si los políticos no piensan en clave de servicio, el poder se convierte en arrogancia y codicia, y el noble arte de la política se corrompe y pervierte a quienes lo ejercen, al cambiar la preocupación por el interés general por el interés de lo suyo y de los suyos.

 

Como ha dicho Francisco, también los corruptos pueden arrepentirse y cambiar de vida, pero el mal cometido tiene inevitables consecuencias. El mal realizado deja sus huellas dolorosas, y la historia de los hombres lleva sus heridas. Es algo que también sucede entre nosotros.

Habla de la corrupción
Comentarios