domingo. 04.06.2023

El Gobierno de la gente

Utilizó hace unos meses el PSOE un eslogan con el que pretendía imbuir en la ciudadanía una falsa idea de cercanía entre el equipo que dirige Pedro Sánchez y el común del personal...
jose-luis-vilanova-p
Utilizó hace unos meses el PSOE un eslogan con el que pretendía imbuir en la ciudadanía una falsa idea de cercanía entre el equipo que dirige Pedro Sánchez y el común del personal. “El Gobierno de la gente” se leía en las pancartas y rótulos de cuanto acto organizaban los socialistas. Y esa misma coletilla era repetida hasta la saciedad por los propios miembros del Gobierno y las élites del partido.
Y yo me pregunto, ¿tiene acaso este Gobierno la más mínima idea de lo que de verdad quiere la gente? Mucho me temo que no. Que por si algo se ha caracterizado el bipartito que nos gobierna es por la desconexión que mantiene con la realidad, con el día a día de quienes trabajamos, de quienes emprendemos, de quienes enfermamos, de quienes conducimos, de quienes vamos a la compra, de quienes tenemos hijos, de quienes cuidamos a nuestros mayores…
Podría seguir el resto del artículo citando casos de personas o colectivos para con quienes el actual Gobierno de España no mantiene ni la más mínima empatía. ¿Cómo demonios van a conocer entonces lo que quiere la gente?
¿La gente quiere un impuesto a la banca o quiere que se prohíban las comisiones de administración y mantenimiento que se aplican a quienes menos dinero tienen en las cuentas, es decir, a los más vulnerables?
¿La gente quiere una ley de eutanasia o una que garantice los cuidados paliativos para evitar el innecesario sufrimiento a las personas y a sus familias en el tramo final de sus vidas?
¿Los autónomos quieren pagar más por las cuotas sin que ello les revierta en más derechos o protecciones sociales o quiere que se equipare su situación con la de los autónomos del resto de Europa?
¿Qué quiere realmente la gente? ¿Lo que ellos dictan u otras cuestiones, muchas veces reivindicadas y casi siempre ignoradas, que reviertan en el beneficio de la sociedad en su conjunto?
Todas estas reflexiones me asaltaron hace unos días a raíz de leer un artículo en el que se informaba de la respuesta del Gobierno a una pregunta realizada en el Senado por el PP respecto a la posibilidad de un futuro rescate de la AP-9. El “Gobierno de la gente” rechazaba ese posible rescate porque "supone un elevadísimo coste para la Administración". Y asunto zanjado.
Elevadísimo es el coste que supone para los españoles mantener este Gobierno y tenemos que apechugar con él. Elevadísimo es el coste de innecesarias instituciones que vienen a duplicar o triplicar sin ningún sentido prácticamente las mismas funciones. Y ahí siguen, incuestionables e incuestionadas. Elevadísimo es el coste del parque móvil oficial, de los cargos de confianza y de toda la red clientelar de asesores y prestadores se servicios de dudosa justificación. Pero también nos los tenemos que comer con patatas.
Todos esos “elevadísimos costes” son perfectamente asumibles. Sin embargo, no lo es el de una cuestión que sí que afecta a la gente, como es la liberación del peaje a la movilidad en nuestra comunidad. Pues no, señores. Si ustedes presumen de ser “el Gobierno de la gente” comprométanse con lo que en verdad le interesa a la gente. Non nos tomen el pelo ni nos distraigan con engañabobos.
Lo que ocurre es que ustedes no son “el Gobierno de la gente” sino “el Gobierno de su gente”. Y así nos va a todos los demás.

El Gobierno de la gente
Comentarios