domingo. 25.09.2022

No puede ni debe mirar para otra parte

Ante el reto de la inmigración que afecta gravemente a los países mediterráneos, la presidencia de turno italiana se ha fijado como prioridad alcanzar un acuerdo en esta materia, después de que, sólo entre enero y julio, hayan llegado en barcazas al país transalpino unos 100 mil inmigrantes.

Ante el reto de la inmigración que afecta gravemente a los países mediterráneos, la presidencia de turno italiana se ha fijado como prioridad alcanzar un acuerdo en esta materia, después de que, sólo entre enero y julio, hayan llegado en barcazas al país transalpino unos 100 mil inmigrantes. Recuerdo que los países mediterráneos son la puerta de entrada a Europa, aunque no necesariamente el destino de estas personas.

 

Esa razón debería bastar para un compromiso solidario de toda la Unión, pero en estos momentos concurren además circunstancias excepcionales. La emergencia humanitaria provocada por los conflictos en Siria, Irak y Libia y la amenaza del virus del ébola hacen hoy más urgente que nunca una respuesta común y global frente al reto de la inmigración. El Norte de la Unión Europea no puede ni debe mirar para otra parte.

No puede ni debe mirar para otra parte
Comentarios